Páginas vistas en total

martes, 11 de noviembre de 2014

Cuando te cansas.

Hay distintos tipos de cansancio, mental, físico, emocional, etc. Todos ellos te hacen ser más vulnerable, pero que pasa cuando todos estos cansancios igual de devastadores se unen para formar uno más grande? Te llevan a tomar una decisión, como a mí…
Cansado. Creo que esa palabra nos alcanza para describir el peso muerto que siento sobre mí, tanto metafóricamente como literal. Sí, estoy cargando un muerto para enterrarlo en el patio de esta casa que alguna vez pensé que era mi hogar.
Obviamente sigo ordenes, que vienen de una persona que también pensé que era parte de mi familia, que siego fui, es simplemente un desconocido.
Ese no es mi único trabajo, además de llevar estos cadáveres tengo que cavar y enterrarlos, vaya trabajo tengo.
Como si no fuese suficiente tengo que escuchar los gritos y ordenes de este hombre que no se ni siquiera su nombre. Recuerdo también que escuche a este tipo hablando con otras personas acerca de asesinatos, muerte y demás. Sinceramente estoy cansado.
Un día más pasa y otro cuerpo debe ser enterrado, lo estoy llevando y parece que su peso aumenta con cada paso que doy, por fin llego y arrojo al pobre hombre a un pozo que será su tumba
Entonces él llega…
Me grita y grita, pareciera que todo lo que hago por él está mal,  pienso porque no mejor lo haces vos, tengo tanto para decirle pero de qué sirve, si me echa a donde voy, si le digo algo que gano, este cansancio me está matando, no me sorprende que pronto termine como estos cadáveres.
El me sigue gritando y mandando, entonces, en ese instante algo cambia, algo dentro de mi ocurre, pero no puedo explicarlo simplemente es una sensación que jamás antes tuve. Hasta que no puedo contenerme más y grito:
-Cállate!! Vos no sabes nada de mí! No sabes quién soy!
En ese momento tiro la pala y empiezo a correr, pero de pronto me siento más liviano, mis pies dejan de tocar el suelo y me veo elevarme…
Estoy volando? No puedo creerlo, pero no tengo miedo, es como si ya supiera como hacerlo, como si ya lo hubiese hecho antes, simplemente no recuerdo cuando. El me mira desde abajo con los ojos abiertos y su mandíbula caída por la sorpresa, yo desde las altura me río, feliz y vuelo, y sigo volando.
La mejor sensación de todas, el mejor sabor que jamás haya probado, el mejor viaje de mi vida, libertad, pasión, equilibrio, plenitud, paz, todas y muchas sensaciones más cruzaban por mi como si fuesen agua.
Vuelvo a mirar el lugar donde estuve retenido todo este tiempo y digo adiós, miro hacia adelante y arriba, nubes, sol, cielo, horizonte, tanto por ver y ahora era libre
Me voy no trates de buscarme, esto es lo mío, esto es por lo que existo, esto… esto no tiene palabras para ser descrito. Gracias a todos, a quien sea, ahora estoy feliz, ahora me voy, ahora me despido, ahora sonrío, ahora puedo volar…