Páginas vistas en total

miércoles, 7 de enero de 2015

Gracias

Este escrito es particular, es tal vez, distinto a los demás, tal vez te sientas identificado con él. En caso de lo contrario te invito a que igualmente lo leas. En este escrito en particular quiero dar las gracias a algunos factores que hicieron que mi 2014 fuera un año distinto a los demás, a ciertos factores que me educaron y me enseñaron a ver, hacer y sentir las cosas de una manera totalmente distinta.

Este año que paso fui educado por ciertos elementos que aun estando desde hace mucho tiempo conmigo, fue recién en el 2014 que hicieron su magia.

Este año fui muy educado:

Por mis mejores amigos, por la música, por mis padres, por mis abuelos, por el dueño de un museo, por algunas muy malas personas, por mis mascotas, por la vida, por los libros  y por una chica en especial, una chica de la que me encuentro muy lejos de ella…

Fui educado por mis mejores amigos, ellos me enseñaron que no siempre la familia es cuestión de sangre, que a veces, simplemente la familia son los amigos, me mostraron que se puede amar a personas que muchas maneras distintas, me enseñaron que cuando el destino decide darte amigos, lo único que debes hacer es dejarte llevar, y vivir cada momento con ellos como si fuese el ultimo.

Fui educado por la música, si así es, la música me mostró que no siempre la vida va a ser color de rosa, que a veces es necesario atravesar una gama de colores obscuros, que a veces es obligación cruzar por la tormenta, pero que por sobre todas las cosas, por sobre cualquier tormenta o cualquier color, la música siempre, siempre va a seguir sonando…

Fui también educado por mis padres, ellos me enseñaron que el héroe o heroína de cualquier historia no siempre es invencible, y que esos mismo héroes a veces necesitan ayuda para salir adelante, me mostraron que el mundo es duro pero que estamos acá para hacer el cambio en el. Y por sobre todo, me enseñaron a jamás rendirme.

Mis abuelos me educaron este año, me enseñaron a que nadie es eterno, que tarde o temprano nos llega el momento de decir adiós, pero que el cariño dura por siempre en el corazón, que a pesar de que sientas que esta puede ser tu ultima Navidad con ellos, sabes que siempre los vas a tener cerca, porque eso es lo que hacen los abuelos, amar a sus nietos… Gracias abuelos.

También fui educado por el dueño de un museo, me hizo ver la vida de una manera distinta, pero no cambiando mi forma de ver las cosas, sino, mostrándome que se puede abrir aún más los ojos, y que muchas veces, las cosas que verdaderamente buscamos, las respuestas que necesitamos no siempre son visibles a simple vista, que a veces hay que saber esperar. Y también, que siempre hay una razón para volver a los lugares donde amaste la vida.

Fui educado por algunas muy malas personas, de ellas aprendí que hay que ver más de una vez, o incluso más de dos veces a los individuos que deciden entrar en nuestras vidas, que a veces hay que hacer caso a los malos presentimientos, me enseñaron que a veces las sonrisas no son siempre sinceras.

Tal vez te suene extraño, pero fui educado por mis mascotas, esas pequeñas criaturas me enseñaron a dar amor incondicionalmente, a mostrar mi cariño por sobre todas las cosas, me enseñaron a que tal vez no estén toda la vida con vos, tal vez se vallan antes, pero que se van a ir amando el simple hecho de que estuviste para ellos todo su tiempo. Y saber que ellos están allá arriba, en algún lugar, viendo como su hermano crece, y orgullosos de como un simple animal como algunos dicen, pudo mostrarme como amar incondicionalmente.

Fui educado por la vida, me mostró algo tan simple pero difícil de asimilar, me mostró que cuando te ponen algo en tu camino, no hay que pasar la vida entera analizando por qué eso está ahí, simplemente dejarse llevar. Porque eso es lo que quiere la vida, quiere que luches por lo que queres, pero quiere que también te dejes llevar, te entregues a ella, la vida quiere algo muy simple, la vida quiere que vivas…

Fui educado por los libros, cada libro me mostró y me recordó que dentro de ellos vas a encontrar un comienzo, un conflicto o nudo, y por último el desenlace con un final feliz o no. Pero que luego de eso hay que seguir adelante, de nuevo en la vida real, me enseñaron a que tengo que desatar mis propios nudos y que tengo que formar mi propio desenlace, porque esta es mi historia. Y que los finales felices son difíciles de encontrar pero si pones todo de vos en ello, con seguridad lo obtendrás.

Y por último, fui educado por una chica en especial, Una chica que se encuentra muy lejos. Ella me enseño a valorar las cosas simples que aparecen en la vida, a que la verdadera belleza está dentro tuyo y es tu opción si queres sacarla afuera, a que las cosas no necesariamente tienen que ir en un orden especifico, a que hay que reír todos los días al menos diez veces, a que las distancias son solo temporales, tarde o temprano las cosas se unen, y lo más importante de todo, ella me enseño a decir gracias por cada cosa que tenemos.

Y así es como fui educado este año. Simplemente gracias a todos por formar parte de mi vida de una forma u otra. Ahora, llora, reí, salta, corre, grita, festeja, sufrí, cáete, levántate y volvé a correr, así es la vida, hay que luchar y dejarse llevar. Hay que aprender a amar, hay que ver con otros ojos, hay que sonreír y dar gracias, hay que mirar al cielo y saber que alguien allá arriba te cuida, hay que ver las estrellas y pedir un deseo, hay que hacer tantas cosas y el tiempo pasa tan rápido. No desperdicies tu tiempo en cosas malas, no las necesitas. Hay que completar el rompecabezas, hay que tomar las cosas ordenadas y lanzarlas al aire, hay que reírse hasta de lo más tonto, hay que vivir como si fuese el ultimo día, hay que bailar como si fuese la última noche, hay que divertirse como si fuésemos jóvenes por siempre, hay que gritar y que el mundo entero te escuche, hay que mostrar lo que somos en realidad sin que importen las opiniones, hay que amar y dejar ser amado, hay que abrazar, besar y nuevamente sonreír, hay que llorar de alegría, hay que decir hola y también decir adiós, hay que empezar otra vez y terminar de una vez, y por sobre todas las cosas, nunca, nunca y nunca… Hay que dejar de soñar, porque algún día amigos, algún día los sueños se vuelven realidad.

Muchas gracias a todos :D