Páginas vistas en total

martes, 11 de noviembre de 2014

Cambios...

Tarde o temprano nos llega el momento, nos toca elegir, decidir, derecha o izquierda, arriba o abajo, sí o no, bien o mal, inevitablemente un día nos toca cambiar.
Pero… Qué pasa si no somos nosotros los que cambiamos nuestra propia vida? Qué pasa si de un momento a otro nuestro mundo se da vuelta frente a nuestros ojos? Qué pasa si no tenemos la oportunidad de cambiar nada, de detener anqué sea algo, de sostener a alguien en tus brazos solo una vez más… antes de que todo cambie.
Decime si no es lindo andar en bici, rápido y libre, sentir el viento correr por tu cara, es como volar…
Llegue a casa después de hacer unas cosas y oh! Qué raro mi padres están con mis cuatro abuelos afuera… Por qué será? Bueno genial!! Los voy a poder saludar a todos…
Sus expresiones eran terribles, tristes pero que pasaba? Que estaba mal? Ellos empezaron a abrasarme, mi mama lloraba a la vez pero seguía sin entender porque.
De pronto un fila de más de diez autos de color negro y vidrios polarizados pararon frente a nosotros y hombres con trajes y anteojos negros bajaron. Todo ocurrió muy rápido, no hubo más besos, no hubo más abrazos ni caricias, solo lágrimas y la explicación de parte de estos extraños de que tenía que irme… Pero por qué yo? Que querían de mí? soy simplemente un chico…
De nada sirvió resistirme, subí a uno de los autos viendo la calle donde viví, mi casa, mi familia… miro por la ventanilla por ultima ves a las personas que fueron todo para mí, que estuvieron siempre ahí conmigo, los veo hacerse cada vez más pequeños mientras las lágrimas caen como una cascada sin control, apoyo mi mano en la ventanilla como si así pudiese sentir solo una vez más el calor de su piel, sus abrazos, solo algo más de ellos, solo una cosa más… los volveré a ver? Sus figuras desaparecen, dejamos el pueblo, nos vamos, me siento en el asiento mientras lo único que logro escuchar es el silencio y sigo sin entender que paso.
Tomamos un tren pero sigo sin saber a dónde vamos, me llevan a un vagón que es lo más parecido a una habitación, incluso tiene un baño, pero no me interesa nada de eso; solo quiero volver a casa, solo quiero recuperar mi vida que ellos me arrebataron.
Uno de los hombres me trae unos papeles y me dice que los lea luego se va, no tengo otra opción así que lo hago.
Las sensaciones pasaban a través de mí como si un tren me estuviese arrollando, cada una de ellas me golpeaba más fuerte que la anterior, con cada palabra que leía moría un poco más… Jamás llore tanto en mi vida, golpee cada pared y objeto que había en esa habitación hasta que finalmente termine tirado en el piso, no quedaba nada, no había más nada que hacer, no tenía más lágrimas, me habían arrebatado todo, mi casa, mi familia, mis amigos, mi vida.
Me llevaron a otro vagón en el que solo había una silla, yo parecía un autómata, mi cara no decía nada, estaba vacío por dentro al igual que mi vida. Me senté en la silla mientras un par de hombre cortaba y teñía mi cabello, los demás comenzaron a traer ropa, otros hablaban entre si sosteniendo papeles, como si no era poco hasta mi verdadera apariencia estaban cambiando, otro hombre llego y me coloco lentes de contacto luego de eso me vistieron con una camisa azul y un jean negro, más tarde volví a mi habitación, me quede ahí sin hacer nada, no sentía dolor, tristeza, amor, nada… 
Era hora…
Cuando llegamos a la ciudad me asesoraron sobre las últimas cosas y me fui. Era una ciudad con salida al mar y era verano, fui hasta el muelle donde había varias personas disfrutando del aire libre. Me apoye sombre mi brazos en la baranda mirando hacia el mar con la gran ciudad detrás de mí. Ahora mi cabello era más oscuro de lo normal, mis ojos pasaron de ser marrones a celestes, mi ropa era distinta, mi interior era distinto, todo era distinto.
Ya no hay nada en mí, ya no siento, todo quedo atrás, no cambie, me cambiaron, pero eso no es lo importante. Tengo que concentrarme en hacer lo que vine a hacer a este lugar. Familia? Amigos? Eso quedo atrás, soy otro, tengo otra vida, no existe nada mas de mi viejo yo, ahora soy lo que soy ahora, no hay pasado ni futuro para mí, no hay sueños, no hay abrazos ni besos ni paseos en bici ni risas.
Estoy acá porque me necesitan, porque tengo que cumplir con algo. Todo se dio vuelta antes de que pueda siquiera decir adiós, pero ahora…
CAMBIE…