Páginas vistas en total

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Permíteme este baile

Toma mi mano, toma un respiro, relaja el cuerpo, mírame, la música suena, nuestra canción está esperando por nosotros... Solo permíteme bailar esta pieza con vos, solo una vez más, movámonos al rito de nuestras vidas, pero juntos.
Con cada paso te siento aún más, con cada movimiento soy más feliz, el tiempo se detuvo pero la música y nosotros seguimos…
 La melodía continúa, mis oídos la escuchan, pero mis ojos y mi corazón están viéndote moverte.  Recuerda como empezó todo, con una mirada, un saludo. Nuestras mentes viajan a ese instante en que los caminos se bifurcaron. El momento en el que subimos al escenario y cantamos, cantamos sin parar, como si fuese la última noche, como si fuese la última vez…
Pero ahora el tiempo pasó, el afuera intenta separarnos, que haga lo que quiera, no va a poder con nosotros.
Solo baila mi Ángel… Baila conmigo,  siente y más que nada, arriésgate conmigo…
 El final se acerca pero el destino hizo su parte, al igual que nosotros, nuestros caminos se unieron, no podremos vivir el uno sin el otro a partir de ahora. Bailemos hermosa, con cada paso que demos, cambiaremos nuestras vidas, pero ahora existe una diferencia, nuestras vidas se unieron...

Las últimas notas llegan, el final es inevitable, y ya me es imposible quitar mis ojos de vos, mis manos en tus caderas están pegadas con cemento. Pero jamás me sentí tan bien. La música termina, no tenemos intenciones de detenernos, sigamos bailando, sigamos sonriendo, sigamos juntos… Que así la vida es… el cielo.